Ciencia creativa

Historia de una resistencia. Cuento de laboratorio, PARTE 5

En el laboratorio, el Diablo rebuscaba entre papeles y cuadernos la forma de salvar el experimento, las células y de paso, su propio cuello.

A su modo de ver tenía varias opciones disponibles: podía levantar las células y separarlas por citometría de flujo, pero habría que pedir hora en el citómetro y su jefa podría preguntarle qué demonios andaba haciendo con aquella máquina. También podría enviar la placa al Incinerador, reconocer su error y recibir la reprimenda, pero una vez Maria Luisa le había dicho:

-Mira, Ernesto, si un día cometes un error y existe alguna manera de arreglarlo sin que yo me entere, hazlo. Así los dos seremos mucho más felices.

El Diablo Ernestito repasó los nombres de las líneas celulares con la esperanza de encontrar algo. HeLa-neo… HEK-GFP… HeLa-neo… HEK-GFP… HeLa-neo… HeLa-neo…. Neo… ¿A qué correspondían esas tres letras al final? GFP procedía de Green Fluorescent Protein y era lo que hacía a las HEK ser verdes pero… ¿qué significaba “neo”? ¿Qué propiedad transfería a las células HeLa? Y lo más importante… ¿Podría utilizarlo para separar a las dos líneas celulares?

Investigando un poco averiguó que las HeLa-neo se llamaran así porque poseían el gen neo, que confería resistencia a una serie de antibióticos. Entre ellos estaba el G418, que casualmente estaba en el laboratorio. ¡Eureka! No podría separar a los dos tipos de células, pero al menos conseguiría salvar una de las dos poblaciones. Nadie se enteraría si pipeteaba un par de décimas de microlitro de antibiótico en la placa petri. Y si lo hacía, solo sobrevivirían las células resistentes. Todas las HEK-GFP morirían, pero al menos las HeLa-neo podrían continuar el experimento y no ser enviadas al Incinerador.

Cuando los ojos del Diablo aparecieron sobre la tapadera de la placa petri, un escalofrío recorrió el retículo endoplasmático de las células. Durante un segundo, no importó si eran verdes o sonrosadas, solo aquel frío presentimiento de que algo iba a suceder. Ernestito introdujo el antibiótico en la placa. Las células contuvieron el aliento durante lo que pareció un siglo. Ambos bandos dejaron aparcadas sus diferencia.

El metabolismo de las HEK-GFP se detuvo ante la mirada horrorizada de las HeLa. Se habían convertido en estatuas mudas que al poco no tardaron en desplomarse. Cuando por fin alguien fue capaz de moverse, lo único que pudo hacer fue gritar.

Tras un primer vistazo, Ernestito respiró aliviado, las células HEK iban desapareciendo, mañana no quedaría ninguna y podría enseñarle la placa a María Luisa.

Una a una, las células HEK que habían rodeado a Jul14 y a Rom30 iban muriendo por el efecto del antibiótico. Rom30 y Jul14 de repente se quedaron solos.

-¿Qué está ocurriendo?-preguntó Jul14 sin comprender cómo, de condenada a muerte, había pasado a  ser superviviente.

Rom30 no respondió, él también era HEK-GFP y como tal no estaba preparado para soportar el antibiótico. Él lo comprendió pronto, pero no iba a malgastar sus últimos segundos de vida en avisar a su amiga. Sin embargo, esta no tardó en comprender qué ocurría.

Jul14 no iba a permitir que Rom30 sucumbiera. O los dos caían o los dos sobrevivían. Sonrió. Todo iba a salir bien. Tenía una idea.

Le besó una vez más, pero esta vez no pensaba soltarse. Lo abrazó de tal manera que desaparecieron las distancias. Ya no existía Ju14 ni Rom30. Habían perdido la membrana que los delimitaba, se habían fusionado y se habían convertido en una gran célula verde, binucleada, y resistente al antibiótico.

Las células HeLa estaban horrorizadas ante lo que había hecho el Diablo. Pese a que eran sus rivales, la muerte de las HEK había sido humillante e indigna. Es cierto que habían querido echar a los invasores, pero haberlo conseguido gracias a las fuerzas malignas les resultaba repugnante. En medio de aquel caos solo una célula verde se había salvado. El amor y la amistad eran conceptos que no podían estar en contra de su Diosa. El gesto de Jul14 les recordó quiénes eran, en qué se habían convertido y quiénes querían ser.

Al día siguiente lo primero que hizo María Luisa fue preguntar a Ernestito por el estado de las células.

-Hubo un par de problemillas, pero los he solucionado.

-¿Qué has hecho esta vez, Ernesto?

La mirada atenta de la Diosa recorrió palmo a palmo la placa. La primera sensación fue buena, todas las células parecían HeLa, aunque para haber estado creciendo toda la noche se veían un poquito demacradas. Ella aún no era consciente de la invasión, la guerra y el genocidio en el que las había envuelto el malvado Diablo. Las células HeLa respiraron tranquilas: En manos de la Diosa nada podía salir mal.

Y entonces fue cuando Maria Luisa vio aquel punto verde binucleado en mitad de la placa. No sintió ni decepción ni enfado, la verdad es que se lo esperaba. Sin embargo, las fingió, si Ernestito se sentía culpable, aprendería más rápido. Y necesitaba hacerlo si quería seguir en el laboratorio.

-La placa está contaminada y están empezando a aparecer cosas raras.

-Pero si no es más que una célula…

-No sé lo que has hecho ni creo que quiera saberlo. Envíala al incinerador y repite el experimento.

-Pero…

-Envíala al incinerador.

Y así fue como el Diablo trató de salvar al pueblo elegido y la Diosa lo condenó.

Furrion_color

Le besó una vez más, pero esta vez no pensaba soltarse. Lo abrazó de tal manera que desaparecieron las distancias. Ya no existía Ju14 ni Rom30. Habían perdido la membrana que los delimitaba, se habían fusionado y se habían convertido en una gran célula verde, binucleada, y resistente al antibiótico. Fuente: Irene Robles (Alfa Hélice)

Historia de una resistencia

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s