Ciencia creativa

Historia de una resistencia. Cuento de laboratorio, PARTE 2

Aquellas células llevaban dividiéndose indefinidamente durante más de 50 años. Habían colonizado más placas de las que podían recordar. Apenas sabían de sus orígenes en el útero de una mujer negra y ya no eran más que la colonia de una colonia de una colonia de una colonia de una colonia…

Para los organismos multicelulares, aquello no significaba nada, tenían apiladas placas y placas de universos parecidos. Sin embargo, para ellas, lo significaba todo. Eran el pueblo elegido. Hasta aquel momento, cada vez que se les habían acabado los nutrientes, no habían tenido nada más que rezar y suplicar para que la Diosa les proveyera de una nueva tierra fértil en la que proliferar y tener descendencia de nuevo.

Sin embargo, el reverendo Abm01 sabía que algo no marchaba bien. Tanto tiempo de bonanza había convertido a sus compañeros en holgazanes sin tradiciones que habían terminado por sucumbir ante los falsos ídolos. La Pipeta los había traído hasta allí, pero no era a ella a quien había que adorar, pues la mano de la Diosa estaba detrás de esta, como estaba detrás de todo lo bueno y bello de su mundo.

Abm01 se lo advirtió a sus compañeros, la Diosa terminaría por enfadarse y los enviaría a todos al Incinerador. Y él se alegraría, pues el fuego purificaría sus almas.

Peor pecado que el de los adoradores de la Pipeta, eran los PDC, según ellos: los Partidarios de la Diferenciación Celular, según el reverendo Abm01: los Paganos que le daban Dolor de Citoplasma.

Eran una panda de insensatos, pero él estaba a cargo de aquellas pobres células y debía llevarlas de nuevo al buen camino. Una placa petri no se conquista en un día. El profeta Papiloma Humano, tampoco fue escuchado al principio, y hubo de pasar numerosas penalidades antes de que pudiera escribir en el genoma de la primera célula HeLa las palabras divinas que les entregaron las llaves de la vida y de la división eterna.

Los PDC debían tener las palabras torcidas, eran un grupo que se decía innovador, pero que en realidad bebía de una antigua creencia pagana que defendía la especialización celular, la diferenciación, que cada habitante hiciera algo distinto en pos de algo más grande que la célula como individuo, la célula como parte de un organismo.

La divina providencia había hecho de aquel pueblo una comunidad justa, donde cada habitante tenía los mismos derechos y las mismas libertades. Debían multiplicarse siempre y cuando los nutrientes fueran propicios, y vivir tranquilamente a la espera de ser recogidos por la Pipeta, sierva de la Diosa, para colonizar la siguiente placa. Ese era el plan que el universo tenía para ellos, y era perfecto, porque a los ojos de la Diosa y de Ernestito cuando se asomaba al microscopio, todas las HeLa eran iguales y por tanto debían comportarse como tales y dar gracias por ello.

Pero allí estaba el PDC para tocarle los ribosomas. En concreto había una célula que le desesperaba. Su nombre era Jul14 y no era un mal ejemplar de HeLa, núcleo perfectamente redondeado, membrana lipídica firme y adhesiones focales robustas y hermosas. Lástima que en lugar de multiplicarse, pasara las horas mirando al techo del incubador.

La vida de una célula HeLa era siempre la misma. Ella quería diferenciarse, dejar de ser una célula tumoral más y tener un objetivo.

Jul14 quería ser cardiomiocito, para bailar siempre al ritmo que marcara su organismo. Fuente: Irene Robles (Alfa Hélice)

Jul14 quería ser cardiomiocito, para bailar siempre al ritmo que marcara su organismo. Fuente: Irene Robles (Alfa Hélice)

-¡Los organismos nacen, se reproducen y finalmente mueren! Millones de células destinadas al fracaso-la reñía Abm01 cada vez que la descubría tratando de convencer a otra para formar parte de los PDC-. Ellos Sufren, a dedo se decide quien muere y quien no. La diferenciación conlleva la pérdida de la vida eterna, la vejez y la muerte. Apenas un puñado de células a medias están destinadas a sobrevivir al organismo, células egoístas, espermatozoides y óvulos, que dejan morir a sus hermanas y apenas han hecho nada más para merecerlo que dividirse hacia un lado o hacia otro. Si sigues así voy a terminar por excomulgarte.

La mayoría de los Partidarios de la Diferenciación Celular querían ser neuronas si se consideraban inteligentes, leucocitos si eran valientes y aventureros o hepatocitos si les gustaba eso de controlar el metabolismo de los demás. Había muy pocas células que quisieran ser osteocito, salir de la placa para encerrarse en una matriz de hueso por el resto de sus días, qué triste.

Jul14 quería ser cardiomiocito, para bailar siempre al ritmo que marcara su organismo. Quería ser la encargada de botar y botar con más fuerza cuando el ser amado de su organismo estuviera cerca.

¡Ah, el amor! Cómo deseaba estar enamorada. Tantas veces le había rezado a la Diosa por un poquito del sentimiento que hacía brotar los poemas, pero aquello estaba pensado para organismo, para el trabajo en equipo de miles de millones de células dispuestas a arriesgarse y a sacrificarse.

Por ello, cansada, una noche en lugar de orar a la Diosa, pidió ayuda al Diablo para conquistar su deseo. Pide y se te concederá, se te concederá y habrá consecuencias. Aquel día la placa Petri pasó a manos de Ernestito.

Historia de una resistencia

Continuará…

Anuncios

4 pensamientos en “Historia de una resistencia. Cuento de laboratorio, PARTE 2

  1. Pingback: Historia de una resistencia. Cuento de laboratorio, PARTE 1 | Alfa Hélice

  2. Pingback: Historia de una resistencia. Cuento de laboratorio, PARTE 3 | Alfa Hélice

  3. Pingback: Historia de una resistencia. Cuento de laboratorio, PARTE 4 | Alfa Hélice

  4. Pingback: Historia de una resistencia. Cuento de laboratorio, PARTE 5 | Alfa Hélice

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s