Artículos

LA RISA EN TODAS SUS FACETAS. Parte III: ¿por qué la risa es contagiosa?

Nos encontramos en un vagón de metro rodeados de desconocidos. Estamos tranquilamente mirando a las musarañas, cuando la mujer que está a nuestro lado comienza a reír inesperadamente. La miramos extrañados, preguntándonos cuál será la causa de su estrepitosa intervención. Acto seguido, observamos cómo el virus de la risa comienza a infectar a todos los pasajeros del vagón. El resultado final es este:

Un viaje inolvidable, desde luego. Pero parémonos a pensar… ¿Qué ha pasado aquí? ¿Cómo puede ser que, pese a la relativa incomodidad de la situación, haya terminado riéndose todo el mundo?

¿Y en este show? Intentad no reíros a partir del minuto 2, aunque es imposible.

Estos casos son evidencias de que la risa es contagiosa. Pero, ¿por qué lo es?

Esa misma cuestión perturbaba y sigue perturbando la mente de Sophie Scott, investigadora de Neurociencia Cognitiva en el University College de Londres. Su curiosidad era tan grande, que ella y sus compañeros decidieron realizar una serie de experimentos para analizar el fenómeno de la risa. Pero el proceso per se es complicado… ¿Cómo generas la risa en un laboratorio? Se sabe que la risa es 30 veces más frecuente en situaciones sociales que en solitario. Y parece obvio que encontrarse en una cámara anecoica estéril, solo y sabiendo que estás siendo observado, no es el ambiente más propicio para soltar una limpia carcajada.

Una cámara anecoica es una sala diseñada para absorber completamente las reflexiones producidas por ondas acústicas en cualquiera de las superficies que la conforman (suelo, techo y paredes laterales). Es decir, una sala sin eco. Fuente: gizmodo.com

Una cámara anecoica es una sala diseñada para absorber completamente las reflexiones producidas por ondas acústicas en cualquiera de las superficies que la conforman (suelo, techo y paredes laterales). Es decir, una sala sin eco. Fuente: gizmodo.com

Aún así, este equipo de investigación ha ido encontrando la forma de hacer que los voluntarios del experimento pasen un rato agradable. Se basan en el principio de que es mucho más fácil hacer reír a alguien si ya está previamente riéndose. Este es uno de los grandes aliados de los humoristas: el momento de máxima explosión de regocijo del público se alcanza después de contar varios chistes seguidos.

Tras pasar un tiempo con los investigadores para relajar el ambiente, los participantes del experimento se dirigen hacia la sala sin eco y allí les hacen reír con vídeos como este:

Resulta curioso cómo la risa es capaz de contagiar hasta al pobre hombre dolorido y congelado. Esto se debe a que, aparte de tomar conciencia de lo ridículo de la situación, escucha a sus amigos reírse.

En efecto, se piensa que la risa se contagia por la detección auditiva (aunque quizá sumada a la visual) de la misma. ¿Cómo comprobarlo? Con un escáner de resonancia magnética funcional (MRI, magnetic resonance imaging), dentro del cual personas diferentes a las anteriores escuchan las risas grabadas en la cámara anecoica. La MRI permite un análisis a tiempo real de las regiones de la corteza cerebral implicadas en el contagio de la risa.

Aquí se detecta la respuesta neuronal a la audición de la risa. Imagina tener que reírte en esta situación… Complicado, ¿verdad? Fuente: www.active8health.net

Aquí se detecta la respuesta neuronal a la audición de la risa. Imagina tener que reírte en esta situación… Complicado, ¿verdad? Fuente: active8health.net

Aunque no se pueda confirmar a ciencia cierta cuál es el mecanismo neuronal que desencadena la risa “por contagio”, sí que se han descubierto una serie de hechos importantes:

  1. Cuando el detector auditivo de la risa es estimulado, se produce la activación del circuito neural encargado de preparar a los músculos faciales para una carcajada.
  2. Estas respuestas se generan en la corteza pre-motora del cerebro, y la actividad neuronal se mueve hacia la región cortical motora primaria.

    Áreas cerebrales mencionadas en el texto (círculo rojo), vista lateral. Fuente: www.cinteco.com

    Áreas cerebrales mencionadas en el texto (círculo rojo), vista lateral. Fuente: cinteco.com

  3. Este hecho podría ser comparable al contagio de los bostezos. Cuando vemos a alguien bostezar, se activan las neuronas implicadas en generar nuestra respuesta mimética (las conocidas como neuronas espejo).
  4. Quizá sobre nuestra risa también influya el hecho de ver a alguien sonreír o reírse.
  5. Existe mucho debate sobre si este comportamiento se puede considerar análogo a los sistemas espejo orofaciales. Los sistemas espejo se basan en la percepción y producción del mismo gesto que otra persona, “reflejando” así su acción.  En el ser humano, estos conjuntos neuronales se encuentran en el área de Broca (sección del cerebro involucrada en la producción del habla, el procesamiento del lenguaje y la comprensión) y en la corteza parietal. Estas áreas cerebrales son activadas por vocalizaciones emocionales y el movimiento de la cara1,2.
  6. Nuestro cerebro es capaz de distinguir entre una risa falsa y otra verdadera de forma automática. Los participantes escuchan ambos tipos de risa, y se observa cómo los sonidos provocan modificaciones en la corteza anterior medial pre-frontal. Esta se sabe que está involucrada en el entendimiento de las emociones de otras personas.

En resumen, ¿cómo se contagia la risa? Al parecer, la explicación más probable es el sistema espejo, pero con grandes matizaciones. En 2006, Sophie Scott y otros colaboradoresllegaron a la conclusión de que las respuestas ‘espejo’ no son equivalentes en todas las expresiones emocionales, sino que presentan una mayor activación para los estímulos más positivos (triunfo, risa). Además, descubrieron que esta respuesta mimética no provenía del contagio emocional, sino que los efectos tenían su base en el comportamiento.

Las emociones positivas son altamente sociales y por ello, tienen un impacto auditivo mucho mayor. Esto puede sugerir que los sonidos agradables son más “contagiosos” que los desagradables.

En efecto, la risa se contagia. Y cuanto mayor es el contagio, más capaz es la persona de distinguir si esa risa es real o forzada. Esto significa que el contagio no solo implica reírse conjuntamente, sino que ayuda a comprender lo que esa risa significa.

Según Scott, la respuesta neuronal del cerebro que provoca una sonrisa automática al oír sonidos agradables es otra forma de reflejar el comportamiento, que ayuda a las personas a interactuar socialmente y a construir fuertes lazos con los demás.

Porque, en general, las emociones se contagian muy fácilmente. Y, según algunos investigadores4, esa sincronización podría ser la base de la interacción social: podríamos considerar entonces que un grupo social es un conjunto de personas cuyos cerebros procesan lo que ven alrededor de una manera similar.

Definitivamente, como dice Sophie Scott, “ríe y el mundo reirá contigo”. ¿Quién sabe? Quizá de un momento a otro seamos cómplices de una pandemia de risa. Riámonos, entonces. Y riámonos juntos.


REFERENCIAS:

[1] Aziz-Zadeh, L., Gazzola, V., Keysers, C., (2006). Empathy and the Somatotopic Auditory Mirror System in Humans, Current Biology 16, 1824–1829.

[2] Gazzola, V., Keysers, C., Rizzolatti, G., Wicker, B. (2007). The anthropomorphic brain: The mirror neuron system responds to human and robotic actions, NeuroImage 35, 1674–1684.

[3] Dresner, M.A., Eisner, F., Rosen, S., Sauter, D.A., Scott, S.K., Warren, J.E., Wiland, J., Wise, R.J.S., (2006). Positive Emotions Preferentially Engage an Auditory–Motor “Mirror” System, The Journal of Neuroscience 26 (50), 13067–13075.

[4] Glerean, E., Hari, R., Hietanen, J.K., Nummenmaa, L., (2014). Bodily maps of emotions, Proceedings of The National Academy of Sciences 111 (2), 646-651.

PÁGINAS WEB CONSULTADAS:

http://cercor.oxfordjournals.org/content/25/1/246.long

http://ideas.ted.com/how-scientists-make-people-laugh-to-study-humor/

https://thepsychologist.bps.org.uk/volume-26/edition-4/laughter-ordinary-and-extraordinary

http://www.bbc.com/news/health-29754636

http://www.dailymail.co.uk/sciencetech/article-3008605/Why-giggles-Scientist-reveals-social-bonds-cause-contagious-laughter-isn-t-funny.html

http://www.jneurosci.org/content/26/50/13067.full.pdf+html

http://www.livescience.com/9430-study-laughter-contagious.html

http://www.nature.com/news/2006/061211/full/news061211-7.html

http://www.psyarticles.com/emotion/contagious-laughter.htm

https://www.psychologytoday.com/articles/200011/the-science-laughter

http://www.world-science.net/othernews/061212_laugh.htm

VÍDEOS

https://www.youtube.com/watch?v=kHnRIAVXTMQ

https://www.youtube.com/watch?v=mIfhOF-w1XI

https://www.youtube.com/watch?v=VBXKoZQwvDE

Anuncios

Un pensamiento en “LA RISA EN TODAS SUS FACETAS. Parte III: ¿por qué la risa es contagiosa?

  1. Pingback: La risa en todas sus facetas: ¿por qué la risa es contagiosa?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s