Enfermedades

Pian: la última prueba de la desigualdad en el mundo

Probablemente nadie, o muy pocos, hayan escuchado esta palabra con anterioridad. Pian (también llamada buba o guiñada) es una enfermedad muy común en las zonas tropicales y pobres del mundo. Se produce por la infección de la bacteria Treponema pallidum perten y se agrupa, por tanto, entre las treponematosis (que engloba otras enfermedades como la sífilis, la pinta o el bejel).

TreponemaPallidum

Bacterias causantes del pian. Fuente: wikipedia

Esta enfermedad afecta principalmente a la piel, los huesos y el cartílago, llegando al punto en el que las úlceras que se forman provocan desfiguración en el rostro, así como deformidades de los huesos de piernas y brazos. Por si fuera una enfermedad poco cruenta, el 75% de las personas afectadas son menores de 15 años, registrándose la máxima incidencia en niños entre 6-10 años. Se contagia a través del contacto con los exudados de las úlceras y, como afecta a tribus acostumbradas a vivir hacinadas, la transmisión es rápida.

Esta patología tiene dos fases: infecciosa y no infecciosa. La fase infecciosa se caracteriza por la formación de un papiloma que sirve de nicho para el crecimiento de la bacteria. Este papiloma puede durar de 3 a 6 meses y luego curarse espontáneamente. La fase no infecciosa empieza cinco años después de la infección, y es donde se produce el desastre: se deforma la nariz y los huesos y se engrosa la piel de las palmas de las manos y las plantas de los pies, generando problemas para caminar.

Úlceras características de esta enfermedad. Fuente: wikipedia.

Ahora viene la parte esperanzadora. ¿Se puede tratar? Sí, claro que se puede. El tratamiento para esta enfermedad es tan sencillo como administrar al paciente un antibiótico. Entre 1952 y 1964, la OMS y UNICEF prestaron asistencia a diversos países, reduciendo en un 95% los casos de esta enfermedad. Sin embargo, una Sanidad insuficiente en estos países llevó a que no se pudiera mantener esta vigilancia y, en 1970, reapareció la enfermedad.

Cuarenta y cinco años después, ha tenido que llegar un médico español (para ser exactos pediatra) a preocuparse por esta gente. Hasta ahora, el único tratamiento consistía en administrar la penicilina inyectada, algo poco práctico teniendo en cuenta que la mayoría de pacientes pertenecen a tribus perdidas en la selva, donde el personal médico no es muy bien recibido. Pero ¿era todo lo que podíamos hacer?

Oriol Mitjá y su grupo de investigación en Barcelona no pensaron igual. Siendo posible curar una enfermedad con un antibiótico, sólo debían encontrar la forma de administrarlo sin necesidad de personal especializado. La solución la hallaron en unas sencillas pastillas. Este grupo ha realizado un ensayo clínico administrándolas, que podéis leer en la revista NEJM, donde validan como tratamiento la azitromicina.

Este descubrimiento ha hecho que la OMS vuelva a la carga e incluya al pian en su lista de enfermedades que deben erradicarse para 2020. Al igual que esta enfermedad, hay otras muchas que no se tratan porque no suponen un beneficio para las farmacéuticas o carecen de visibilidad en las partes “desarrolladas” del mundo. Sólo queda esperar que el mundo se dé cuenta a tiempo y contribuir en lo que podamos a dar visibilidad a estos casos.

 

Fuentes:

  • Organización Mundial de la Salud (OMS).
  • The New England Journal of Medicine (NEJM).
  • Artículo El País.
Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s