Artículos/Ciencia de la alimentación

¿Cómo nos afecta la cafeína?

Variedades en la preparación del café. Fuente: Tabano Café

Cae el sol. Siguen habitando y defendiendo con garras sus cubículos en la biblioteca pública de la ciudad. Han madrugado para plantarse ante las puertas de la misma y asegurarse un puesto fijo durante el largo día. Y la larga noche. Como si de una masiva huida de los brazos de Morfeo se tratara, las filas de jóvenes de la sala alzan armónicamente su taza, llevándose a los labios el elixir infalible que les permitirá continuar con esta automatizada rutina. Señoras y señores, esto es para muchos el periodo de exámenes finales; y el preciado líquido se llama CAFÉ.

Espresso, americano, árabe, irlandés, cortado, macchiato, latte, mocha… El café está de moda, y no hay calle de gran ciudad moderna en la que no se divise una cafetería. Tanto es así, que el café es la segunda mercancía más comercializada del mundo, precedido por el petróleo.

No estaría de más detenerse a explorar las propiedades de esta bebida. Vayamos a ello.

1) ¿Qué lleva el café?

El café es una bebida obtenida a partir de semillas tostadas y molidas del cafeto o planta del café. Mayoritariamente, está compuesta por agua y en menor medida por multitud de otros componentes. Vamos a centrarnos en uno de sus constituyentes, el que le confiere la etiqueta de ‘bebida estimulante’[1]: la cafeína.

¿Cuánta cafeína contiene el café? No es una pregunta tan sencilla. En función de la modalidad de café que tomemos, la concentración de cafeína por taza varía considerablemente [2]. En una taza de 150 ml, el contenido de cafeína puede llegar a los 180 mg para el café tostado y molido, según su método de preparación. El café instantáneo contiene un promedio de 65 mg.

2) ¿Qué alimentos contienen cafeína?

La cafeína está presente no solo en la planta del café, sino en diversas sustancias naturales. La ingerimos también mediante infusiones a partir de yerba mate o nuez de cola (guaraná), en bebidas energéticas o cacao.

En función del tipo de bebida con cafeína, hay una dosis límite recomendada. Según la Food and Drug Administration, el límite seguro de consumo de cafeína está en 400 mg para adultos, lo cual supondría unos 4-5 cafés, 5 red Bulls o bien 7 tés. [3]

3) Mecanismo por el que nos ‘activa’

Antes de nada, debe aclararse que las múltiples interacciones que tienen lugar cuando la cafeína entra en el organismo no se conocen aún con exactitud. Sin embargo, trataremos de explicar el mecanismo general de uno de los principales efectos de la cafeína más apoyado por la comunidad científica.

caffeine and adenosine

La cafeína posee una estructura similar a la adenosina. Fuente: Scientific Images.

Por nuestro cerebro circulan pequeñas cantidades de un compuesto llamado adenosina. A lo largo del día, la cantidad de adenosina se acumula, uniéndose a receptores específicos, y provocando el estado de somnolencia que nos permite conciliar el sueño. Bien, ¿qué pasa cuando aparece por ahí la cafeína? La cafeína es un compuesto químico con una estructura similar a la adenosina, y por ello puede ‘engañar’ a sus receptores. Tiene lugar lo que se conoce como inhibición competitiva: la cafeína no solo se une a los receptores de adenosina, impidiendo que lo haga esta última, sino que además los inactiva. De este modo, impide que seamos conscientes de nuestro cansancio.

A su vez, los receptores de adenosina son responsables de inhibir la liberación de dopamina o serotonina. Al unirse la cafeína, esta función no se lleva a cabo y aumentan los niveles de estos neurotransmisores, lo cual nos produce ese conocido ‘chute’ o sensación de alerta bajo los efectos del café.

Entre 15-40 minutos tras ingerir café, la cafeína llega a un pico de concentración en sangre. Su vida media, es decir, el tiempo que tarda en reducirse su nivel y efectos a la mitad, es de unas 6 horas. Esta cifra puede variar para cada persona, dado que la cafeína afecta a cada individuo de manera particular (según edad, sexo, peso, factores genéticos, hábito de fumar o embarazo).

La cafeína tiene repercusiones muy diversas en el organismo, entre las que destacan:

  • Estimulación del sistema nervioso central: aumento a corto plazo de la capacidad intelectual y motora, disminución de la sensación de fatiga, estimulación del aparato respiratorio.
  • Aumento de la frecuencia cardiaca
  • Efecto relajante sobre el músculo liso
  • Aumento en la actividad del músculo esquelético
  • Efecto diurético
  • Aumento en la producción de insulina
  • Estimulación de las secreciones gástricas

4) ¿Es una droga? ¿Provoca adicción?

¿Es una droga la cafeína? Fuente: Mususes

Técnicamente, la cafeína no cumple con los criterios para ser considerada una droga que provoque adicción [4]: el consumo regular es en principio controlable y no es un riesgo para la sociedad que un individuo vaya ‘encafeinado’.

Sin embargo, a altas dosis, la cafeína tiene efectos perjudiciales: nerviosismo, irritabilidad, insomnio, arritmias, dolor epigástrico… El consumo rutinario excesivo de cafeína (750-1200 mg/día, lo cual equivale a unas 5-8 tazas de café) puede producir tolerancia y dependencia [5].

Tampoco hay que alarmarse. La cafeína es inocua para el organismo a bajas dosis (alrededor de 3 tazas de café diarias). Debemos observar nuestra sensibilidad a esta sustancia y limitar nuestro consumo consecuentemente. Y recordemos que no solo el café aporta cafeína.

5) ¿Puedo morir por sobredosis de café?

La dosis letal [6] de cafeína se sitúa en torno a 5-10 gramos por vía oral. No obstante, para que circule tal cantidad de cafeína por el cuerpo, deberíamos tomar unos 75 cafés diarios o 180 tés.

6) ¿Es beneficioso?

Se han descrito repercusiones positivas del consumo de cafeína relacionados con enfermedades como la diabetes de tipo II,[7] patologías cardiovasculares o Párkinson [8]. Incluso se han descrito recientemente efectos del café sobre la integridad de nuestro material genético, lo cual da pie a múltiples investigaciones futuras para indagar acerca de un papel preventivo para determinadas enfermedades [9]. Otro estudios apoyan que la cafeína puede tener efecto en la memoria a largo plazo [10]. Sin embargo, no hay un consenso en la comunidad científica sobre los beneficios del café, y surgen estudios contradictorios en cuanto a sus potencialidades y riesgos.

Lo que sí es un hecho indiscutible, es que la cafeína se usa hoy en día con fines terapéuticos. Un ejemplo de ello es el tratamiento de estados patológicos como la apnea en recién nacidos [11], gracias a su capacidad de estimulación respiratoria. También con este fin se aplica cafeína cuando la respiración está deprimida por el abuso de ciertas drogas como barbitúricos. Además, existen fármacos que contienen cafeína, como la cafiaspirina, para lidiar con cefaleas.

Conclusión

Cada día se avanza un paso más en el conocimiento científico en cuanto a los efectos de la cafeína. Es innegable que la cafeína forma parte de nuestra vida diaria, con sus beneficios y sus riesgos. Conscientes de nuestra dosis adecuada, os animo a seguir disfrutando del té o del café, este último tan enraizado en nuestra cultura.

Bibliografía:

[1] http://europa.eu/legislation_summaries/consumers/product_labelling_and_packaging/l21140_es.htm

[2],[3] http://www.ico.org/ES/caffeine_c.asp#sthash.P2FETO2T.dpuf

[4] Sally Satel. “Is Caffeine Addictive? — A Review of the Literature,” American Journal of Drug and Alcohol Abuse, 2006.

[5]http://www.hopkinsmedicine.org/psychiatry/research/BPRU/docs/Caffeine_Dependence_Fact_Sheet.pdf

[6] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15935584

[7]http://www.hsph.harvard.edu/news/press-releases/increasing-daily-coffee-intake-may-reduce-type-2-diabetes-risk/

[8] McGill University Health Centre. “The Benefits Of Caffeine On Motor Impairment In Parkinson’s Disease.” Medical News Today. MediLexicon, Intl., 3 Aug. 2012. Web.
5 Mar. 2015.

[9] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24740588

[10] http://www.nature.com/neuro/journal/v17/n2/full/nn.3623.html

[11] http://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/32.pdf

Otras fuentes consultadas:

http://www.efsa.europa.eu/en/journalsearch.htm?text=caffeine

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3071630/

http://www.ocu.org/alimentacion/cafe

http://pendientedemigracion.ucm.es/info/fmed/medicina.edu/Temasinteres/cafedroga.htm

http://www.scientificimages.co.uk/Molecules/caffeine%20and%20adenosine.jpg

http://www.uv.es/~jaguilar/curioso/cafeina.html

Lorenzo, P., Ladero J.M., Leza J.C., Lizasaoain H. (2009). Drogodependencias. Ed. Panamericana

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s