Artículos/¿Qué es...?

LA RISA EN TODAS SUS FACETAS. Parte I: la fisiología del humor.

Comienza aquí una serie de artículos cuyo hilo conductor es la risa. ¿El objetivo? Abarcar, ampliamente y sin tapujos, muchos aspectos de esta maravillosa acción que alegra y contagia a todo el que la oye. Mes a mes, fascículo a fascículo, iréis descubriendo las diferentes facetas de la risa. En qué consiste, cómo se desarrolla a nivel fisiológico, qué beneficios tiene en psicología y salud, cuál es su origen evolutivo…

¿Y los artículos serán graciosos (ya que el tema es la risa…)? No, ya lo siento, esa no es la intención. Con suerte os encontraréis algún chiste, pero no prometo nada. Por el contrario, nos adentraremos en un mundo feliz, agradable, pero extremadamente complejo a su vez. Ya lo iréis viendo, no tengáis prisa. De momento, disfrutad con este primer artículo introductorio.

¿Qué es la risa?

Comenzamos con lo básico. La risa, según la Real Academia de la Lengua Española, tiene varias acepciones:

  1. f. Movimiento de la boca y otras partes del rostro, que demuestra alegría.
  2. f. Voz o sonido que acompaña a la risa.
  3. f. Lo que mueve a reír.

Aunque sea una mera definición de diccionario, aquí ya aparecen varios aspectos interesantes: el movimiento, las emociones, la emisión de sonidos y los procesos neurológicos.

Si tuviéramos que dar una definición un poco más científica, diríamos que la risa es la respuesta fisiológica al humor. Consta de dos partes – un conjunto de gestos y la emisión de un sonido característico-. Cuando nos reímos, podemos llegar a movilizar hasta 15 músculos faciales, sin contar las contracciones en el diafragma y otros músculos del pecho, además del abdomen, los brazos y las piernas en algunas personas. Respecto al sonido, puede ir desde el “ha ha ha” hasta el “hu hu hu”, pasando por todas vocales restantes.

La risa puede tener una gran variedad de significados. Se puede considerar como:

  • Una forma de excitación muscular como consecuencia de un sentimiento o un estímulo.
  • Una manifestación de la agresividad al burlarnos de una persona.
  • Una manera de expresar nerviosismo, miedo o excitación sexual.
  • Una respuesta a que nos hagan cosquillas.
  • Y, lo más común, la expresión de felicidad y alegría.

Existen, según los expertos del comportamiento, hasta 18 tipos diferentes de risa. Pero todos ellos coinciden en una cosa: si la risa es sincera, se produce como consecuencia de un desencadenante previo, ya que el ser humano no está preparado para imitar conscientemente los complejos patrones de la risa.

¿Cómo se produce a nivel cerebral?

La risa tiene su propio campo de estudio fisiológico: la geotología, que se encarga de descifrar los efectos de la risa en el cuerpo y en la mente.

El fenómeno de la risa, al ser consecuencia de causas tan distintas, se produce gracias a la interacción de varias regiones del cerebro. Estas averiguaciones se han realizado mediante electroencefalogramas (EEG), que miden la actividad cerebral durante el proceso de la risa. El resultado de esta técnica es la obtención de un patrón eléctrico regular, que ofrece información acerca de las zonas del cerebro implicadas en el proceso. Y, según los estudios, la señal eléctrica se mueve a través de la corteza cerebral. En respuesta a un chiste, nuestro cerebro actúa de la siguiente manera:

– En la corteza cerebral izquierda se produce el análisis de las palabras y la estructura del chiste.

– El lóbulo frontal, que está involucrado en respuestas emocionales, se hace muy activo.

– El hemisferio derecho de la corteza lleva a cabo el análisis intelectual que implica “coger” el chiste.

– De allí, la señal eléctrica llega al área de procesamiento sensorial en el lóbulo occipital (que es donde se procesan las señales visuales).

– Por último, se produce la estimulación de las secciones motoras que llevan la información a los efectores que desarrollan la respuesta física al chiste.

Áreas funcionales del cerebro. Fuente: YouBioit.

Más concretamente, el sistema límbico es una de las áreas más activas en el proceso. Este sistema constituye el circuito neuronal que controla el comportamiento emocional y los impulsos de las motivaciones. Además se encarga del conjunto de funciones vegetativas del encéfalo (funciones de regulación de los estados internos del cuerpo, como la temperatura corporal, la osmolalidad y los impulsos de comer, beber, el control del peso corporal, la supervivencia, etc.).

Anatómicamente, el sistema límbico se encuentra fronterizo con las regiones basales del cerebro. Posee varios estratos y en su interior se encuentra el hipotálamo, que se encarga de su control.

post_005_sistema_limbico

Componentes del sistema límbico. Fuente: blogspot.

Dejando a un lado las funciones vegetativas y endocrinas del hipotálamo, podemos destacar su relación con la naturaleza afectiva de las sensaciones sensitivas.

La amígdala y el hipocampo son las principales áreas implicadas en emociones. Su conexión permite el control de actividades superiores como la amistad, el afecto, el amor o el estado de ánimo. La parte media del hipotálamo tiene la mayor contribución a la risa.

¿Qué respuesta fisiológica tiene?

Una vez procesado el estímulo a nivel cerebral, se desencadena el fenómeno de la carcajada.

Los movimientos del cuerpo, en este caso, son generados por las emociones; y existe una clara relación entre la violencia del movimiento y la intensidad de la sensación.

Cuando los centros nerviosos han sido excitados, la señal eléctrica (vía eferente para ejecutar la respuesta) puede tener tres resoluciones:

  • La información puede quedarse en otros centros nerviosos que no tengan conexión directa con otros miembros del cuerpo.
  • Puede traducirse a la generación de otros sentimientos o ideas.
  • O también se puede transmitir la señal por las neuronas motoras hasta llegar a los efectores musculares, o incluso tener un destino de estimulación visceral.

Normalmente, la expansión de la señal suele involucrar a dos de esas vías, y lo más probable es que, aunque sea mínimamente, tenga efectos sobre las tres. Eso sí, hay una variedad en las proporciones en las que se divide la señal en las distintas respuestas según las circunstancias.

Pero esta respuesta no es exclusiva de la risa. Hay que tener en cuenta que un sentimiento fuerte de cualquier otro tipo también causa el mismo resultado. Por ejemplo, la risa sarcástica o la risa histérica, que incluyen estos procesos (sumados a otros propios más característicos).

Es interesante que, independientemente de la causa, los movimientos musculares asociados a la risa se distinguen de otros porque no son intencionados. Estos movimientos no son como correr para escapar de un peligro o agitar la mano para saludar a un amigo; nuestros músculos no tienen ningún propósito cuando se mueven por la risa.

Los primeros músculos que sufren contracción son los que están alrededor de la boca. Después, los de la respiración, como consecuencia de un incremento en la necesidad de sangre oxigenada, aunque también por causas emocionales.

Las extremidades superiores también se mueven, los hombros e incluso el tronco. Hasta el extremo de que se nos salte alguna lágrima.

Aparte de la mera actividad muscular, también hay afectación a otros niveles corporales: la frecuencia cardiaca sufre un incremento considerable, la presión sanguínea aumenta, la respiración se hace más rápida y profunda, se liberan hormonas y se activa el metabolismo.

Todo este despliegue supone un gasto energético. Existe la creencia de que con 15 minutos de risa se llegan a quemar tantas calorías como en una sesión de ejercicio moderado/intenso. Esto no es realmente cierto, ya que aunque se produce un incremento del ritmo cardíaco en un 10-20%, se ha estimado que por cada 10 ó 15 minutos de risa se consigue gastar un extra de 10 a 40 calorías. Pero este último aspecto ya será tratado con mayor profundidad en artículos venideros.

Ahora ya conocemos un poco más del fenómeno de la risa. Poco a poco iremos descubriendo nuevos aspectos y aplicaciones prácticas. Queda pendiente para futuras entregas. ¡No os lo perdáis!

 


BIBLIOGRAFÍA

Libros:

  • Silverthorn, DU (2010) Human Physiology. An Integrated Approach. 5th edition. Pearson ISBN-13: 978-0321559807
  • Guyton&Hall, Fisiología médica, 11ª edición (versión en español de la obra en inglés Textbook of Medical Physiology), ELSEVIER, Madrid. ISBN: 9788481749267

 

Páginas web:

http://depresionsistemalimbico603equipo8ts.blogspot.com.es

http://es.wikipedia.org/wiki/Gelotolog%C3%ADa

http://lema.rae.es/drae/?val=risa

http://science.howstuffworks.com/life/laughter3.htm

http://www.muyinteresante.es/salud/articulo/dos-nuevas-curiosidades-sobre-la-risa-141410780701

http://www.psychologytoday.com/articles/200011/the-science-laughter

http://www.risaactiva.com/ficha.aspx?id=21

http://www.youbioit.com/es/article/20686/funciones-de-cada-parte-del-cerebro?size=_original

Anuncios

3 pensamientos en “LA RISA EN TODAS SUS FACETAS. Parte I: la fisiología del humor.

  1. Un artículo muy interesante e ilustrador. Es curioso lo poco que sabemos la mayor parte de las personas sobre la risa. A ver qué más aprendemos del resto de los artículos, ¡un saludo!

  2. Pingback: La risa en todas sus facetas: la fisiología del humor

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s